jueves, 19 de febrero de 2009

Sin miedo


“La infancia tiene maneras de ver, de pensar, de sentir que le son propias; no hay nada más insensato que querer sustituirlas por las nuestras.” (Jean Jacques Rousseau)

Sentada sobre el césped, Ana deshojaba flores amarillas. Arrancaba cada pétalo con esmero, tratando de no partirlo, y estudiaba su haz y envés meticulosamente antes de atesorarlo en su mano izquierda. Cuando ya había reunido los pétalos suficientes, alzaba su brazo y abría el diminuto puño para dejarlos caer desde lo alto. Su vestido blanco adquiría de pronto un estampado irregular que Ana borraba de un manotazo y vuelta a empezar.

Su madre la observaba desde cierta distancia. Ana le recordaba tanto a sí misma... A su edad ella tampoco era la típica niña con trencitas que buscaba monstruos bajo su cama. Lo suyo era espantar palomas y correr tras el viento. Tardó mucho en descubrir la palabra miedo, pero una vez lo hizo fue coleccionando temores. Despidos, traiciones, desamores, rutina...

—¡Mamá, mamá! —gritó Ana desde su charco de desechos florales mientras acariciaba a un enorme perro.
—Ana, apártate de ese chucho ahora mismo —ordenó su madre sobresaltada.
—¿Por qué? —preguntó—, perro bueno.

6 comentarios:

^^Reborn_Of_Darkness^^ dijo...

UNO DE LOS PEORES PECADOS DE LA HUMANIDAD (SI ES Q NO ES EL PEOR)
ES MATAR AL NIÑO INTERIOR...
SIEMPRE PURO
SIEMPRE INOCENTE
ETERNAMENTE BELLO

BESOS

Espérame en Siberia dijo...

Jajaja la foto está de 10.

Un abrazo =)

Quijo dijo...

Si...los niños y su inocencia...esa dulzura que perdemos...qué triste que no la llevemos siempre con nosotros. Un abtazo!!

Alhy dijo...

Sería bastante mas enriquecedor (y desneurotizante) mirar la vida con ojos de gato(o de niño)todos los días. Ojos blancos, limpios, exploradores, atemporales y amnésicos.
Los niños saben que la única mirada autentica la suya, ¿no te parece?

Gracias por tus palabras. Se esta muy bien aqui y, a riesgo de parecen Terminator en cualquiera de sus peliculas,"volveré" ;)

Cat Kisses ***

Mónica Angelino dijo...

La mejor escuela: los niños, lástima que los terminamos contaminando.
Muy buen relato, muy bueno.me gusta tu blogs
Un beso.
Mónica

Anónimo dijo...

Bellezura, siempre ellos y su pureza, siempre siempre!!

La foto es soñada.

Gracias por tu visita, me encanto que estes ahi.
Besos.